Un problema clásico que los Administradores de Fincas están acostumbrados a gestionar es la aparición de filtraciones en la comunidad de vecinos. Ya sean manchas de humedad o goteras, estos percances suponen un gran conflicto para los vecinos, ya que resulta difícil saber a simple vista de dónde vienen y, en muchas ocasiones, los vecinos